¿Eres
mayor
de 18 años?
No
LO SENTIMOS :(
PERO PARA ACCEDER
AL SITE TIENES
QUE SER
MAYOR DE EDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para
analizar el uso que hace de nuestra web y nuestros servicios
y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias,
mediante la obtención de datos para perfilar sus hábitos
de navegación.


Si continúa navegando sin cambiar su configuración web
estará aceptando el uso de cookies en esta página web.
Para más información, así como con el objeto de que pueda
retirar su consentimiento o cambiar la configuración de
cookies en cualquier momento, consulte nuestra
Política de Cookies.

Ingredientes

Para conseguir una auténtica cerveza 0,0 lo más natural es tener unos buenos ingredientes y tener un control preciso del tiempo y la temperatura.

Agua

El agua que utilizamos es libre de sabores y olores, sin exceso de sales. Como bienestar se encuentra allá donde tú estés, independientemente de dónde elaboramos la cerveza aseguramos siempre los mismos valores en la composición de este ingrediente, para que su sabor sea siempre igual de especial.

Lúpulo

Este ingrediente es el que aporta el amargor y una parte importante de los aromas tan característicos de la cerveza. Pero, claro, ¿cuántas veces te han hablado de este ingrediente sin explicarte exáctamente qué es? (Tranquilo, es muy común tener esta duda). Pues para que no te vayas de aquí sin saberlo, el lúpulo es una planta en cuyas flores (femeninas), que tienen forma de piña, contienen en su interior unas glándulas rellenas de una sustancia llamada lupulina. Las resinas de esta sustancia aportan el amargor y los aceites esenciales aportan los aromas, que pueden ser herbales, florales, cítricos, resinosos o afrutados.

Malta de cebada

Este, como imaginarás, es el ingrediente principal. La malta de cebada se obtiene de un proceso de germinación controlada de los granos, seguido de un secado y tostado.

Controlando esas etapas se consiguen los diferentes tipos de malta que existen y que aportan aromas y colores diferentes a las cervezas. Este proceso se llama malteado.

Además, no todos los tipos de cebada son válidos para la elaboración de la cerveza, por eso elegimos y elaboramos las cebadas cerveceras aptas para ser malteadas.