¿Eres
mayor
de 18 años?
No
LO SENTIMOS :(
PERO PARA ACCEDER
AL SITE TIENES
QUE SER
MAYOR DE EDAD

Este website utiliza cookies que son almacenados
en su dispositivo, con el objeto de mejorar
su experiencia de navegación. Al completar su fecha de
nacimiento y entrar en el site, acepta el uso de cookies
Más información aquí

Volver

LA VARA CASTELLANA

¿Qué es eso de la vara castellana? Pues seguramente lo que todos vosotros estáis pensando: un simple palo de madera. Pero la vara castellana es algo más, ya que ha sido el precursor de lo que ahora conocemos como “metro”. Y cómo no, tiene su origen en una iglesia de Burgos. Porque si no llega a ser por los burgaleses, a saber qué medida estaríamos utilizando ahora.

Las varas se han utilizado durante mucho tiempo para medir los fardos de paja y el grano que se recogía en el campo. Y aunque muchos de nosotros hayamos adoptado el sistema métrico decimal, la vara como medida de longitud ha seguido utilizándose años después en el terreno agrimensor. En esta época en la que vivimos podríamos decir que una vara oscilaba entre 0,912 y 0,768 metros, pero podemos decir que la vara equivaldría a 0,836 metros.

¿Pero qué tiene de diferente la vara castellana con cualquier otro palo de madera de esas dimensiones que cojamos? La vara castellana fue la original de la cual se equipararon las medidas de otras regiones en la unificación de España. Pero esta forma de medición traspasó océanos, llegando a América de mano de los colonos que allí fueron, entre otros Cristóbal Colón. Allí fue utilizada por los alarifes para levantar los planos de las ciudades que empezaron a construir en las veinte naciones americanas.

Un trozo de madera utilizado para erigir la que hoy es considerada la nación más poderosa del mundo. Una vara que fue extraída de un trozo de puerta la Iglesia de San Esteban, situado en el barrio del mismo nombre de la capital de la provincia Burgos. De no haberse tenido en cuenta esa medida y haber utilizado una completamente diferente es probable que la vida como hoy en día conocemos hubiera sido totalmente diferente. Y es que tenemos que agradecer al fantástico pueblo de Burgos por este maravilloso mundo en el que vivimos.

Compartir

MÁS CURIOSIDADES