¿Eres
mayor
de 18 años?
No
LO SENTIMOS :(
PERO PARA ACCEDER
AL SITE TIENES
QUE SER
MAYOR DE EDAD

Este website utiliza cookies que son almacenados
en su dispositivo, con el objeto de mejorar
su experiencia de navegación. Al completar su fecha de
nacimiento y entrar en el site, acepta el uso de cookies
Más información aquí

Food Explorers

Flamenco en Asia

Volver

El flamenco llegó por primera vez a Japón en los años 20, aunque su verdadera expansión llegó cuando, a finales de los 50, diversas compañías flamencas comenzaron a establecerse allí. De hecho, a lo largo de las siguientes décadas el flamenco ha adquirido un arraigo en Japón que ha convertido al país asiático en el principal mercado de este arte, por delante incluso de su tierra natal. En el país nipón hay en torno a 3.000 academias y unos 100.000 alumnos enamorados del flamenco, un número que supera a las cifras en España.

 

Resulta chocante que un país con una cultura y una sociedad tan opuesta a la española tenga tanta afición por una expresión artística de carácter tan pasional. Parece ser que, precisamente, es esto lo que más atrae a los japoneses: la libertad de expresar, a través del el baile, esas emociones contenidas que les acompañan en su día a día.

 

El flamenco triunfa en Asia, y no solo en Japón. Aunque éste sea el país del continente donde la música española por antonomasia levanta más pasiones, en China empieza a haber un creciente interés.

 

El mercado del flamenco en China es un territorio joven y aún por desarrollar. Las primeras actuaciones de las que se tiene constancia en China datan de los años 90, pero hasta el año 2005 no abrió la primera academia (situada en Shanghái). Actualmente existen 18 centros especializados en la enseñanza del flamenco en el país, a los que habría que sumar otras varias decenas de centros que imparten cursos de este baile de forma intermitente.

 

Curiosamente, los profesores son casi todos de origen chino, y suelen haber cursado parte de su formación en Madrid o Sevilla. La mayoría de las alumnas son mujeres, habitualmente profesionales de la danza, que se inician en el flamenco como una forma de hacer deporte o de expresarse. En ocasiones el flamenco es el primer contacto con la cultura española y puede derivar en un mayor interés, incluso resultando en que el estudiante tome clases de español.

 

El flamenco conmueve a los chinos, y no solo en las grandes ciudades como Pekín o Shanghái. En toda China van surgiendo zonas con interés por el cante, el toque y el baile. La pasión por este arte hace que muchos de sus practicantes quieran conocerlo desde su origen. Este es el caso de Sara, una joven china que cruzó el mundo para poder vivir y aprender flamenco en Málaga ¿Quieres conocer su historia?

Noticias relacionadas