¿Eres
mayor
de 18 años?
No
LO SENTIMOS :(
PERO PARA ACCEDER
AL SITE TIENES
QUE SER
MAYOR DE EDAD

Este website utiliza cookies que son almacenados
en su dispositivo, con el objeto de mejorar
su experiencia de navegación. Al completar su fecha de
nacimiento y entrar en el site, acepta el uso de cookies
Más información aquí

Food Explorers

La era de los fofisanos ha llegado

Ya puedes borrarte del gimnasio

Volver

Basta ya de pasar los veranos amargados escondiendo nuestras carnes. Puede que no seamos apuestos chicos de gimnasio. Puede que no nos haga falta.

 

Sí, uno es fofisano, un tipo de piel blanquinosa y cuerpo tirando a blando. De esos cuerpos relajados que se embotellan en la cintura hasta crear un ligero “efecto neumático”. De esos que, cuando te sientas, hacen que la panza se pliege como el fuelle de un bandoneón arrugado. Llámalo michelines, llámalo lorzas, o “curva de la felicidad”. Tanto da. A la hora de lamentarse por lo que nos sobra, el nombre es lo de menos.

 

Los “kilitos de más” me asedian desde siempre. Me siguen como fantasmas burlones que sueltan collejas y carcajadas cada vez que alguien que me gusta propone una escapada a la playa. Porque uno fue muy deportista cuando era más joven, pero ahora…

 

Ahora ha llegado el momento de convertirme en un fofisano orgulloso. No voy a renunciar a nada que me dé placer simplemente por ahorrarme unos gramos. La panza siempre nos la podremos quitar de encima si así se nos antoja. Pero los pequeños placeres de la vida… esos hay que tomarlos según vienen.

 

Míranos. Estamos por todas partes. Siempre hemos sido mayoría y es hora de querernos como somos. Porque no estamos gordos, sino que somos cuerpos “normcore”.

 

Somos fofisanos, y somos legión. Sólo nos faltaba un himno, y ahora lo tenemos. Este verano, la alegría es fofisana.

Noticias relacionadas