¿Eres
mayor
de 18 años?
No
LO SENTIMOS :(
PERO PARA ACCEDER
AL SITE TIENES
QUE SER
MAYOR DE EDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para
analizar el uso que hace de nuestra web y nuestros servicios
y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias,
mediante la obtención de datos para perfilar sus hábitos
de navegación.


Si continúa navegando sin cambiar su configuración web
estará aceptando el uso de cookies en esta página web.
Para más información, así como con el objeto de que pueda
retirar su consentimiento o cambiar la configuración de
cookies en cualquier momento, consulte nuestra
Política de Cookies.

Historias de la afición

Volver

Cuando Iribar paró cinco penaltis

Todos los athleticzales están de acuerdo con que José Ángel Iribar posiblemente haya sido el mejor portero de la historia del Athletic. Conocido como “El Txopo” por su alargada figura, el zarauztarra forjó su leyenda a lo largo de 18 temporadas en las que jugó 614 partidos. Iribar ganó dos Campeonatos de Copa (1969 y 1973) y un Trofeo Zamora.

Gracias a su habilidad para detener disparos desde la pena máxima, el cancerbero también era conocido como “parapenalties”. Aunque muchos piensan que este apelativo nació jugando con la selección nacional, en realidad el apodo tuvo su origen en una tanda de penaltis del Torneo del Corpus de 1964 contra el Deportivo de La Coruña.

Tras terminar la prórroga con empate, la leyenda cuenta que “El Txopo” paró los cinco penaltis a los jugadores del Deportivo. Sin embargo, no se trata de un dato completamente cierto tal y como el propio Iribar humildemente reconoce: “Solo pare cuatro, el quinto dio en el poste”.

La gesta ocurrió así. El primer penalti lo lanzó Escolá e Iribar lo paró. El segundo también lo lanzó Escolá más fuerte y el portero volvió a lucirse. El tercero de Manín iba colocado pero Iribar acertó su trayectoria. El cuarto de Gonzalvo también acabó en las manos del cancerbero. Finalmente, como decíamos, el quinto de Veloso se estrelló en el poste.

Historias relacionadas