¿Eres
mayor
de 18 años?
No
LO SENTIMOS :(
PERO PARA ACCEDER
AL SITE TIENES
QUE SER
MAYOR DE EDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para
analizar el uso que hace de nuestra web y nuestros servicios
y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias,
mediante la obtención de datos para perfilar sus hábitos
de navegación.


Si continúa navegando sin cambiar su configuración web
estará aceptando el uso de cookies en esta página web.
Para más información, así como con el objeto de que pueda
retirar su consentimiento o cambiar la configuración de
cookies en cualquier momento, consulte nuestra
Política de Cookies.

Historias de la afición

Volver

Gabriel Ortiz ‘El Rompecascos’, el creador del grito ¡¡Athleeeeetic!!

Forma parte del himno del club, un do de pecho que al unísono recibe la respuesta de todo San Mamés: ¡¡Eeeuuup!! El famoso grito “¡¡Athleeeeetic!!” lo inventó un aficionado ilustre como Gabriel Ortiz ‘El Rompecascos’ allá por los setenta y aún se mantiene a día de hoy.

Gabriel Ortiz nació en Bilbao en 1920 y desde muy joven se convirtió en un gran aficionado rojiblanco. Ya con 13 años se fugó a Barcelona en un camión de pescado sin permiso de sus padres para ver la final de Copa ante el Madrid. Aquel año, Ortiz tuvo la suerte de presenciar cómo el Athletic ganaba su Copa número 14.

Por aquel entonces todavía no era conocido como El Rompecascos. El apodo surgiría año más tarde tras una riña con un marinero noruego que le estrelló un botellazo en la cabeza. Como la botella no le hizo ningún daño, el bueno de Ortiz empezó a mostrar su ‘superpoder’ en público rompiéndose botellas en la cabeza cada vez que el Athletic marcaba un gol. Posteriormente, siempre decía “¡Pa’ los pollos!” para demostrar que aquello no tenía importancia.

Si en Bilbao ya era ilustre, Ortiz logró fama a nivel nacional cuando empezaron a televisarse los primeros partidos. No solo llamaba la atención entre los televidentes de toda España su capacidad para romperse botellas, también su grito “¡¡Athleeeeetic!!” que se imponía a la narración y al que todos los aficionados respondían al unísono.

Desgraciadamente, Gabriel Ortiz falleció hace ya algunas décadas, pero su grito aún perdura entre la fiel afición del Athletic.

Historias relacionadas