¿Eres
mayor
de 18 años?
No
LO SENTIMOS :(
PERO PARA ACCEDER
AL SITE TIENES
QUE SER
MAYOR DE EDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para
analizar el uso que hace de nuestra web y nuestros servicios
y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias,
mediante la obtención de datos para perfilar sus hábitos
de navegación.


Si continúa navegando sin cambiar su configuración web
estará aceptando el uso de cookies en esta página web.
Para más información, así como con el objeto de que pueda
retirar su consentimiento o cambiar la configuración de
cookies en cualquier momento, consulte nuestra
Política de Cookies.

Historias de la afición

Fútbol / Athletic Club / Historias de la afición / Homenaje a tres grandes porteros
Volver

Homenaje a tres grandes porteros

Ricardo Zamora, José Ángel Iribar y Lev Yashin “La Araña Negra” sosteniendo un balón en el centro del viejo San Mamés. Seguro que muchos athleticzales recuerdan esa imagen ocurrida en 1971 en la previa de un partido del Trofeo Villa de Bilbao. Dicho encuentro de pretemporada servía como a homenaje a Iribar por batir el récord de internacionalidades con la Selección.

Sin embargo, seguro que ninguno de los zurigorris presentes aquel día en La Catedral lo recuerdan con tanta emoción como el propio portero zarauztarra. Reconocido seguidor del arquero ruso, Iribar ha asegurado en múltiples ocasiones que “nunca olvidará el detalle de que Yashin quisiera acudir a su homenaje”.

Así, gracias al caballeroso gesto del ruso, San Mamés tuvo la suerte de rendir tributo a seis manos mágicas. Pasado y presente de los porteros mundiales se unieron en un mismo escenario, La Catedral.

Además, el homenaje le dio la oportunidad a Iribar de charlar con su ídolo durante unos largos minutos. Aunque lo cierto es que según parece tampoco se entendieron mucho: el vasco habló en euskera y castellano y Yashin en ruso y algo de inglés.

Años más tarde, en 2012, aprovechando un partido del Athletic contra el Lokomotiv de Moscú, Iribar acudió al cementerio de Vagankovskaya para dejar un ramo de flores blancas y rojas sobre la tumba del mítico portero ruso.  Era su forma de agradecer a Lev Yashin el detalle que tuvo con él aquella tarde de verano.

Historias relacionadas